¿Qué son los Alquimistas?


Alquimistas

Alquimistas

Durante la Edad Media aparecieron los alquimistas, estudiosos que pueden ser calificados como los antecesores de los que conocemos hoy como químicos. La palabra alquimia proviene del árabe الكيمياء o al-kīmiyaˀ, que quiere decir algo así como “ciencia egipcia”, aunque muchos otros estudiosos se inclinan por la combinación del artículo “al” y la palabra griega χυμεία o khumeia, la cual puede ser traducida como: “echar juntos”, “soldar” o “alear”.

La finalidad principal de los alquimistas era tan mística como científica dado que intentaban modificar su ser interior para alcanzar un estado espiritual superior y esto sólo podrían conseguirlo con la transmutación de los metales en oro.

Este proceso debía hacerse con lo que llamaban Piedra Filosofal, una sustancia mágica de leyenda que según los alquimistas era la base para poder transmutar cualquier metal vulgar en el ansiado oro. De esta piedra existían dos clases: la blanca, que transformaría los metales en plata y la roja, que convertiría los metales en oro.

La sustancia inicial de esta Piedra Filosofal sería la pirita de hierro, a la cual se añadían dos cosas más: un misterioso elixir que era capaz de conferir inmortalidad y la omniniscencia o conocimiento absoluto del pasado y del futuro así como del bien y del mal.

Obviamente, a lo largo de la historia los alquimistas fueron tachados de auténticos charlatanes dado que nunca consiguieron crear oro, ni por transmutación ni de ninguna otra forma, aunque sí descubrieron muchos otros elementos que son muy usados hoy en día como por ejemplo los ácidos nítrico, clorhídrico y sulfúrico entre otros materiales.

Entre algunos de los alquimistas más conocidos se encuentran Cornelio Agrippa, Enrique Kunrath, Roger Bacon y el famoso Géber, un alquimista árabe del que se cree que vivió en Sevilla allá por el siglo VIII y a quien se le atribuye el hecho de llevar a Europa algunos de los secretos de la química.

¿Cómo era el lugar de trabajo de un alquimista?

Según diferentes escritos, estos lugares eran muy desordenados y oscuros, y normalmente, para mantener en secreto sus prácticas, sus laboratorios estaban ubicados en sótanos donde trabajaban. Muchos de ellos acababan sufriendo diferentes afecciones debido a la alta concentración de olores de las diferentes sustancias y a la nula o escasa ventilación.

Alquimia

Alquimia

Solían tener muchos libros o pergaminos donde iban apuntando los pasos de sus trabajos para así poder compartirlo con otros alquimistas, pero lo que escribían lo hacían en un código secreto únicamente conocido por ellos para que nadie más intentase hacer la Piedra Filosofal o cualquiera de los demás compuestos que pretendían crear. Pero la alquimia no era propia únicamente de los europeos, quienes buscaban el oro a toda costa, los asiáticos también hacían su alquimia pero buscando la vida eterna mediante diferentes pociones y donde muchos de ellos, o sus voluntarios, fallecían tras la ingesta de brebajes que se tornaban letales para los humanos.

Con el pasar de los siglos y el nacimiento de la química, casi como la conocemos hoy en día, la alquimia fue cayendo en el olvido, quedando legajos de la importancia que tuvo en su tiempo y seguramente los alquimistas se llevaron consigo muchos secretos que nunca fueron desvelados.


{ 0 comentarios… Agregar uno }

Dejar un comentario